labetehumaine1.png

Hablar de Renoir impone cierto respeto a un ignorante en la materia como lo es quien escribe, así que discurriendo por lo obvio, que La Bestia Humana es cine negro antes del cine negro, y un cambio para Renoir, jugando con elementos melodramáticos más propios de Marcel Carné. Basada en una novela de Zola, el contexto de los personajes es lógicamente la clase trabajadora -del ferrocarril, en concreto-, con menos énfasis en el choque de clases respecto a filmes anteriores -dentro de la época del Frente Popular-, quedando aquí a merced de la trama, o como algo testimonial: Roubaud nos es presentado mientras llama la atención a un empresario en la estación, pero eso no redime a su personaje de sus miserias. Porque La Bestia Humana es un film poblado de personajes débiles, con quienes podemos no simpatizar pero comprendemos -constante que se repite en otros de sus filmes- y que para el momento en que Simone Simon y Jean Gabin intercambian miradas en el andén conocemos lo suficiente como para intuirles un destino poco halagüeño.

El personaje central, el de Gabin, es una maravilla que no necesitaba de la cita introductoria a Zola: es definido en una de las mejores secuencias del filme, la de Flora junto a las vías del tren -que es una de tantas apoyadas en la fotografía de Claude Renoir, como la espectacular entrada inicial en la estación de Le Havre o el encuentro entre Gabin y Simon bajo la lluvia; el planteamiento del filme, centrado en la psicología de los personajes y la atmósfera en que sobreviven, potencia el poder de la imagen-. Esa degeneración de la sangre de la que habla, la que le hace dar rienda suelta a su frustración, viene a simbolizar la deshumanizacion que sufre su clase, condenada a una vida mediocre y de servidumbre, cuya forma de sobrevivir, cuando no salvaje, da lugar a la crueldad, a la calculada manipulación que ejerce Serine. Y el progresivo cúmulo de vergüenzas, frustraciones y obsesiones son lo que inevitablemente les lleva a su terrible conclusión, que bien podría ser su destino irremediable. Mi film favorito de Renoir hasta ahora, con el añadido de contar con la mujer pantera y sin duda adelantado a su tiempo, por tópico que pueda sonar.

La bête humaine, de Jean Renoir (1938). Guión de Denise Leblond y Jean Renoir, basado en una novela de Émile Zola. Interpretada por Jean Gabin, Simone Simon, Fernand Ledoux, Blanchette Brunoy, Gérard Landry, Jenny Hélia, Colette Régis, Claire Gérard, Charlotte Classis, Jacques Berlioz, Tony Corteggiani, André Tavernier, Marcel Pérès, Julien Carette y Jean Renoir.

Advertisements