Si lo grandioso de Bava radica en el sello personal que transfiere a todas sus películas (decimos un Bava igual que podríamos decir un Lynch o un Picasso, tan reconocible es su firma), en esta tardía muestra de degradación cinematográfica sólo obtenemos una película modosita queriendo parecer (sin esforzarse demasiado) una de Mario Bava. Y le sale un producto muy de su tiempo pero para peor, algo así como el encargo veraniego de un Jess Franco con los niveles de exigencia bajo mínimos (o sea, un Jess Franco en su salsa). Gran parte de la decepción proviene, aparte de su vergonzoso guión (¿un quiz argumental a lo Mortadelo y Filemón metido con calzador en los Diez negritos de Agatha Christie?), de esa absoluta carencia de escenas memorables o siquiera vistosas tan habituales en su cine, casi siempre ligadas al derramamiento (elegante o no) de sangre y que aquí se despachan en off por eso de mantener cierto suspense argumental, aunque este caiga redondo por la ineptitud de los guionistas y por un cúmulo de trampas de cartón piedra que dan más pena que otra cosa. Y es que ni siquiera el humor acompaña a este título fallidísimo, necesitado de muchísimo más arrojo sexual para resultar mínimamente atractivo (y eso que el comienzo promete mucho). Sólo apta para seguidores del italiano y fanáticos del suspense con chica mona al servicio del mayor de los despropósitos narrativos.

5 bambole per la luna d’agosto, de Mario Bava (1970). Guión de Mario di Nardo. Interpretada por William Berger, Ira von Fürstenberg, Edwige Fenech, Howard Ross, Helena Ronee, Teodoro Corrà, Ely Galleani, Edith Meloni, Mauro Bosco y Maurice Poli.

Advertisements