tokyogodfathers.png

Una joyita de uno de los mayores talentos de la animación japonesa actual. Fábula adulta y navideña sobre la necesidad de amar y la importancia de la familia vehiculada en torno a un trío protagonista como poco curioso: una adolescenmte escapada de casa tras acuchillar a su padre, un vagabundo con cargos de conciencia y un travestí con el único deseo de poder llegar algún día a ser una madre de verdad. La trama atenta contra cualquier atisbo de verosimilud aludiendo a un juego de encuentros y desencuentros tan improbables como determinantes para conseguir el posterior (y pelín forzado) happy end, eso sí, en una escena que rebosa magia en cada plano. Técnicamente perfecta (la escena del atentado al gangster es espectacular), Tokyo Godfathers se confirma como una bonita foto familiar lumpen y extravagante, muy capaz de unir el universo de la infancia con el de la indigencia y los “desperdicios” sociales sin caer (casi) nunca en sentimentalismos baratos, aunque no logre evitar algunos tópicos tanto como uno desearía.

Tokyo Godfathers, de Satoshi Kon y Shôgo Furuya (1953). Guión de Satoshi Kon y Keiko Nobumoto.

Advertisements