cypher.png

Vincenzo Natali se ha creado, con sólo dos películas en su haber, un discurso propio en el que el hombre moderno aparece atrapado entre “realidades” cuadriculadas que lo presionan, asfixian y hacen volar sus fantasías escapistas que podrán materializarse o no, pero que siempre constituirán un metafórico y sufriente proceso de autoanálisis cuya meta final es la salvación absoluta: tanto en Cube como en Cypher, un mundo en el que las lacras humanas (mentira e hipocresía fundamentalmente) no tienen cabida. En la segunda y muy estimulante fantasía futurista del canadiense, Natali no sólo confirma su sello personal creando un frío diseño de producción en el que pasillos de blanco cegador e infinitos huecos de ascensor desdoblados en trampas mortales marcan las distancias de un universo tan deshumanizado como peligroso, sino que aprovecha el notable guión de Brian King para vehicular una idea que concuerda muy bien con su propia ideario pesimista en torno al ser humano de hoy: las falacias gobiernan nuestra existencia, somos como piezas movidas por una mano invisible con fines que ni siquiera conocemos.

Lástima que todo lo que tiene de preciso y acertado dicho guión lo tenga también de copión, porque la originalidad brilla por su ausencia cuando se roban a destajo ideas de dos clásicos intocables como Plan Diabólico o Desafío Total. De ahí la imposibilidad de elevar la puntuación al notable: aunque brillante y entretenida, Cypher no llega a suponer un paso evolutivo en el género, sino más bien una confirmación de varios de sus temas más conocidos (las corporaciones secretas, los hombres sin identidad…). Eso sí, se puede disfrutar mucho con su trama enrevesada pero comprensible y sus numerosas secuencias de impacto (el lavado cerebral en la conferencia), aunque en algunas de ellas los efectos especiales canten un poquito (cuestión de presupuesto, imagino).

Cypher, de Vincenzo Natali (2002). Guión de Brian King. Interpretada por Jeremy Northam, Lucy Liu, Nigel Bennett, Timothy Webber, David Hewlett, Kari Matchett, Kristina Nicoll, Joseph Scoren, Stephen Brown, Arnold Pinnock, Jocelyn Snowdon y Boyd Banks.

Advertisements